Malos tratos en Europa

De acuerdo con un reciente informe revelado por la Organización Mundial de la Salud, el maltrato infantil continúa siendo toda una realidad en Europa. Lo preocupante de esto es que en la investigación se ha podido concluir que entre los 18 millones de niños que experimentan malos tratos, alrededor del 29.1% también padecen maltrato emocional, mientras que el 22.95% experimentan un maltrato físico y además el 13.4% de las niñas sufren de abusos sexuales.

Toda esta situación tiene un impacto completamente devastador en la vida de los pequeños que según el informe, cuando se vuelven adultos, son mucho más propensos a padecer episodios de ansiedad, depresión, así como abuso de drogas, desordenes de alimentación, además de que también pueden experimentar conductas violentas hacia otras personas. Para la directora regional de la OMS, Zsuzsanna Jakb, es momento de reconocer que el maltrato infantil es un problema de salud pública, no únicamente se trata de una cuestión social y judicial.

Según el despacho de abogados cantalejo y Bollero el maltrato en los niños se puede prevenir a través de políticas de salud pública, por lo que se espera que para los próximos meses, la organización esté preparando una serie de medidas, además de apoyo para que los países puedan implementarlas. Ahora bien, muchos quizás puedan pensar que como consecuencia de la actual crisis económica que se vive en Europa, los países no tendrían la intención de gastar dinero en la prevención del maltrato infantil.

La realidad sin embargo, según lo expresa la OMS, es que los malos tratos hacia los niños generan unos costos bastante altos para Europa, estamos hablando de decenas de billones de euros, por lo que las medidas de prevención resultan ser mucho más económicas y eficaces. La propuesta de la OMS tiene que ver con la puesta en marcha de programas de monitoreo y orientación a las familias en situación de riesgo, además del desarrollo de campañas educativas en diferentes medios de comunicación.

El informe de la OMS también menciona que es en las familias monoparentales con un bajo poder adquisitivo y sin estudios, donde se presentan con más frecuencia los casos de malos tratos infantiles, así como los abusos contra los menores. No solo eso, los padres con problemas relacionados con el consumo de drogas y que están expuestos a situaciones de violencia domestica y estrés, también son mucho más proclives a maltratar a los hijos. Además, este tipo de conductas generalmente se transmiten de generación a generación, por lo que se entra en una espiral de violencia que muy difícilmente se puede tratar con éxito.

malos-tratos-infantiles-post

Profundizando un poco más en los factores de riesgo del maltrato infantil, en la web de la Organización Mundial de la Salud se menciona que a pesar de que los niños son las victimas y que jamás puede culpárseles por esta situación, existen ciertas características en un niño que de hecho pueden incrementar la probabilidad de que experimente malos tratos en el hogar. Por ejemplo, ser menor de 4 años o estar en la etapa de la adolescencia; ser hijos no deseados o que no cumplen las expectativas de los padres, así como ser niños que tienen necesidades especiales, con rasgos anormales o que simplemente lloran mucho.

Por lo que respecta a los padres o las personas que fungen como cuidadores, aquí también se identifican diferentes características que igualmente pueden aumentar el riesgo de los malos tratos en los niños. Por ejemplo, que los padres tengan dificultades para establecer vínculos afectivos con su bebé; que no cuiden al pequeño; que tengan antecedentes personales de maltrato infantil, así como que tengan un problema relacionado con el consumo de alcohol o drogas, principalmente durante la gestación.

La OMS también se refiere a los factores relacionales, en las que se incluyen las relaciones con la familia y las relaciones con la pareja. Aquí se identifican los problemas mentales, físicos o problemas de desarrollo de cualquier miembro en la familia. La ruptura en las relaciones familiares o la presencia se violencia entre otros miembros de la familia también puede aumentar el riego de malos tratos en los niños, incluso el aislamiento de la sociedad o la falta de una red de soporte, además de la pérdida de apoyo de toda la familia para la crianza del pequeño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *